NUESTRO SISTEMA DE INVERSIÓN: LOS DIVIDENDOS

En esta entrada vamos a entrar a fondo en los detalles de nuestro sistema de inversión, el cual está centrado en inversión por dividendos. Cada mes valoraremos cual es la cantidad total de la que podemos disponer para destinar a nuestras inversiones. Dicha cantidad será la suma de los saldos de todas nuestras cuentas, efectivo, etc… Todo ello constituirá nuestro capital disponible.

Como ya hemos comentado en alguna ocasión es muy importante que mes tras mes intentemos aumentar nuestros ingresos y optimizar nuestros ahorros. De esta forma intentaremos que nuestro capital disponible sea cada vez mayor.

Después de hacer el cálculo y como ya comentamos en la anterior entrada cada mes destinaremos un 10% del total disponible a inversión. Mientras que el 90% funcionará como colchón de liquidez para posibles imprevistos. No importa si ese 10% son 100€, 1.000€ o 10.000€. Lo importante es empezar.

DIVERSIFICACIÓN EN DISTINTOS ACTIVOS Y TEMPORAL

Es vital que las apliquemos desde el primer momento:

  • Diversificación en distintos activos: Haremos paquetes de como mucho 3.000€. Me explico: si nuestro 10% es de pongamos 5.000€ lo ideal sería que ese mes comprásemos 2 acciones distintas por importe de 2.500€ cada una de ellas. Si nuestro 10% fueran 3.000€ o menos haríamos una sola compra por ese importe.
  • Diversificación temporal: Ya la estamos aplicando al hacer compras mensuales de forma periódica. Esto evitará muchos de los fallos de valoración posible a la hora de comprar como veremos en el siguiente punto donde explicaremos como clasificamos a las posibles empresas en las que invertiremos.

CLASIFICACIÓN DE EMPRESAS DE DIVIDENDOS

Después de muchos años entendí que por más análisis sesudos que se hagan llenando páginas y páginas de datos, gráficos, etc…La forma de estudiar y clasificar las empresas que mejor me ha funcionado siempre estuvo ahí y es lo más simple que puede ser.

Para entender esta forma de filtrar estas empresas primero debemos aclarar varios conceptos:

  • Capitalización: Es el valor total en bolsa de todas las acciones que componen una empresa. Es muy importante que no invirtamos en empresas de poca capitalización, ya que a menor tamaño más fácil es que una empresa sea manipulada no solo a nivel de cotización sino también a nivel de funcionamiento interno. Nuestra capacidad de inversión siempre será finita, por ello carece de sentido buscar entre empresas pequeñas lo que nos ofrecen las empresas grandes con mayor seguridad.
  • Cotización: Es el precio al que está valorada una acción en un momento concreto de mercado.
  • Dividendo neto: Al cobrar los dividendos de una empresa el bróker realiza una retención sobre dicho cobro, la cual podremos compensar con cantidades a pagar o pedir su devolución en la declaración de Hacienda según sean nuestros números en dicha declaración. Si hablamos de una acción extranjera sufrirá una doble retención, la de la Hacienda del país de origen primero y luego la española sobre la cantidad restante. La cantidad después de retenciones que se nos abona en cuenta es el dividendo neto. Haremos una futura entrada sobre esto, ya que el tema fiscal es uno de los más importantes y extensos a tratar.
  • Para poder cruzar los datos aplico el formato americano para billón o billion como lo llamaremos en adelante, de esta forma daremos homogeneidad al analizar las empresas. Un billion americano es el equivalente a mil millones en español, por poner un ejemplo, la capitalización de BBVA en el momento de escribir esta entrada es de 33.339.435.000€ o lo que es lo mismo 33,34 billions de €, que es como lo vería un americano. Esto como decía antes es muy útil a la hora de cruzar empresas de múltiples nacionalidades y monedas.
  • Obviaremos las diferencias de valor entre monedas. La finalidad es la misma, el poder cruzar datos de cualquier procedencia y moneda. La diferencia de valor existente en un momento entre el dólar y el euro o la libra es despreciable para nuestro objetivo.

Atendiendo a este principio de simplicidad clasificaremos las empresas según el riesgo de cancelación o reducción de sus dividendos en base a determinadas características que detallaremos a continuación:

  • Riesgo Alto: En este nivel consideraremos empresas con cierta tradición en el reparto de dividendos, pero que aún no llevan más de 13 años repartiendo dividendos crecientes. La razón por la que son 13 los años que aplicamos como corte es distinguir las empresas que aplicaron recortes o supendieron sus dividendos en la crisis subprime de 2008 de las que a pesar de esta crisis siguieron incrementándolos. Ello nos dará una primera impresión de la fiabilidad de los beneficios que obtiene cada empresa y del compromiso con sus accionistas, nosotros. A estas empresas como es lógico deberemos exigirles una mayor rentabilidad que a las que nos ofrezcan una mayor seguridad. Para ello consideraremos las empresas que además de lo explicado anteriormente cumplen lo siguiente:
    • + 3 Billions de capitalización.
    • Dividendo neto superior al 6%.
  • Riesgo Medio: En este nivel ya tratamos con empresas que llevan un mínimo de 13 años incrementando sus dividendos. Por lo que aumentaron sus dividendos a pesar de la crisis de 2008. Además de lo comentado deben cumplir:
    • + 3 Billions de capitalización.
    • Dividendo neto superior al 4%.
  • Riesgo Bajo: Empresas que llevan más de 20 años incrementando sus dividendos de forma ininterrumpida. En este último grupo tendremos un rango de corte para las empresas americanas (USA) y otro para el resto del mundo (RESTO). Debido a que en EEUU existe una mayor tradición de este tipo de empresas el corte debe ser más exigente al del resto del mundo, el cual debemos incluirlo por diversificación geográfica. Si bien es cierto que las grandes multinacionales ya tienen un reparto de sus ingresos a nivel mundial, por su presencia en múltiples países, redundaremos en esta diversificación comprando empresas de distintas zonas del globo. De esta forma diversificamos en procedencia de sus ingresos, monedas, etc… En ambas opciones el rendimiento mínimo aceptado será de un 2% neto. Además de esto deben cumplir:
    • USA:
      • + 10 Billions de capitalización.
      •  Crecimiento anual de los dividendos superior al 8% tanto en los últimos 20 años como en los últimos 5 años. De esta forma nos aseguramos que es una empresa sólida y con cierto crecimiento en sus ingresos.
    • RESTO:
      • + 3 Billions de capitalización.
      • Incremento de dividendos ininterrumpido superior a 25 años. 

CREACIÓN DE NUESTRO PORTFOLIO OBJETIVO Y REPARTO DE EMPRESAS EN NUESTRA CARTERA SEGÚN SU RIESGO

Cada persona tiene una situación distinta y según esto se podrían plantear objetivos distintos en cada camino de independencia financiera. Pero por implantar una norma de inicio generalizada estableceremos que nadie debe tener invertidos por encima de los 10.000€ en una sola empresa, por lo que aunque en sucesivos meses fuera la acción que más le cuadrase a comprar, tras sucesivas compras nunca se podría exceder esa cantidad. Ahora veremos como nuestro sistema nos protege de comprar con demasiada frecuencia una acción por más que nos guste.

El reparto de peso en nuestra cartera y la alternancia de las compras, estimando una compra mensual a fin de facilitar el entendimiento, iría de esta forma:

1º Mes: Empresa de Alto Riesgo (EAR).

2º Mes: Primera compra Empresa de Riesgo Medio (ERM1).

3º Mes: Segunda compra Empresa de Riesgo Medio (ERM2).

4º Mes: Empresa de Bajo Riesgo (EBR).

5º Mes: Volvemos a iniciar el ciclo comprando una Empresa de Alto Riesgo y así sucesivamente.

Una vez al mes publicaré una entrada dedicada a valorar la evolución de nuestra estrategia y a enumerar las acciones que se sitúen a la cabeza en dichas clasificaciones por riesgo.

Con este reparto de compras nuestra rentabilidad mínima sería de un 4%, que nace de:

[EAR (6%) + ERM1 (4%) + ERM2 (4%) + EBR (2%)] :4 = 4%

Obviamente hablamos de un mínimo de un 4% porque por debajo de esas rentabilidades especificadas no compraremos. Lo normal sería que en un principio se alcanzara un 5-6% creciente. En el siguiente punto explicaremos que queremos decir con esto de creciente.

VENTAJAS DE NUESTRA ESTRATEGIA

  • El invertir por rentas implica una gran ventaja a la hora de saber qué y cuando comprar. Compramos una empresa por la rentabilidad que nos ofrece y cobramos de ella todos los años sin tener que venderla. Se asimila a tener una vaca para ordeñarla en contraposición a la inversión por ganancias de capital que implicaría vender la carne de la vaca para obtener el beneficio.
  • Una empresa de dividendos lo tiene mucho más difícil para ocultar pérdidas o deudas en su contabilidad. La mayoría de los escándalos en empresas cotizadas se dan en empresas que no pagan dividendos. Esto sucede por una razón muy simple. Si todos los años tienes que pagar un dividendo de x cantidad y no tienes beneficio quizá puedas ocultarlo y pagarlos de otra partida o con deuda, pero es obvio que esta práctica no sería sostenible en el tiempo. Los dividendos obligan a la empresa a tener una mayor disciplina en su gestión y sus cuentas.
  • Junto a nuestros ingresos y nuestro ahorro hay 2 fuerzas que nos ayudan a que nuestro patrimonio crezca de forma más rápida y notable:
    • Interés Compuesto: Con la primera ya tuvimos una primera toma de contacto, el interés compuesto, lo pondremos a funcionar uniendo cada dividendo cobrado a nuestro total disponible aumentando nuestra capacidad de inversión mes a mes.
    • Aumento de los dividendos: Otro de los factores a tener en cuenta es que las empresas que pagan dividendos suelen aumentarlos en la misma medida que crecen sus ingresos. Se podría estimar una subida media de un 5-7%. Lo cual ayudará a que por modestas que sean nuestras aportaciones mensuales veamos crecer nuestro patrimonio poco a poco de forma considerable.
  • La fiabilidad que aportan este tipo de empresas es muy grande sobre todo si consideramos que hay empresas que no han dejado de incrementar sus pagos de dividendos con guerras mundiales de por medio, con crisis de todo tipo, etc…
  • Si el motivo de la inversión es poder tener un complemento a la jubilación, esta forma de invertir es ideal. Si invirtiéramos por ganancia de capital, poco a poco nos lo iríamos comiendo. No quiero pensar el estrés que debe suponer el ver, cuando más limitadas tienes tus capacidades, que no sabes cuanto tiempo podrás “aguantar” con ese dinero que te queda.
  • Una vez creado un patrimonio de este tipo es mucho más sencillo legarlo a futuras generaciones e ir incrementándolo generación tras generación. Si invertimos por ganancia de capital, por muy buenos que seamos, no existe un patrimonio que legar, porque necesitamos vender para poder obtener el beneficio. Existen numerosos estudios que demuestran que las rentabilidades obtenidas con este tipo de inversión son muy superiores a las obtenidas por ganancias de capital.

Poco a poco iremos profundizando cada vez más en estos temas.

Déjame tus consultas y sugerencias en los comentarios o en la sección de contacto. Estaré encantado de leer vuestras aportaciones.

CONCEPTOS BÁSICOS ANTES DE EMPEZAR A INVERTIR

INVERSION vs AHORRO. ¿PORQUÉ INVERTIR?

El ahorro es un paso previo a la inversión, solo con ahorrar no basta, vamos a tratar los dos principales motivos por los que deberíamos comenzar a invertir:

  • Falsa seguridad: Antes de empezar a invertir se le suele tener un poco de miedo. Casi todo el mundo piensa que teniendo el dinero en una cuenta corriente del banco su dinero está a salvo. Y es así hasta cierto punto, no quiero alarmar a nadie. En España el FGD, Fondo de Garantía de Depósitos, garantiza hasta 100.000€ depositados en una entidad a un mismo NIF o CIF. Pero no por encima de esa cantidad. Algo que muchos desconocen es que el dinero depositado en la cuenta de un banco se integra en el balance del propio banco. Dicho de otra forma si un banco quebrase y tuviéramos un saldo de 200.000€ como único titular de la cuenta, automáticamente perderíamos los 100.000€ que exceden la cantidad cubierta por el FGD. Si nuestro dinero está invertido en cualquier activo, sean acciones, fondos, etc… no están en el balance del banco, tienes un título de propiedad sobre ellos (como las escrituras de un piso). Por lo que si un banco depositario quiebra se pasa la custodia de esos bienes a otro y poco más. Invertir sabiendo lo que se hace siempre será más seguro que dejar el dinero en la cuenta.
  • Inflación: Si nos limitamos a ahorrar sufriremos los efectos de la inflación, que no es otra cosa que la subida de los precios en bienes y servicios, esto hace que nuestro poder adquisitivo disminuya cada año que pasa. Si dejamos nuestro dinero quieto, cada año de media nuestro dinero valdrá un 2% menos. Si invertimos por ejemplo al 5% estamos venciendo a la inflación y ganando un 3% por encima de ella. Lo único seguro es que si no invertimos perderemos dinero cada año.

QUÉ ES UN ACTIVO Y UN PASIVO

Desde el punto de vista de la inversión, un pasivo es todo bien que nos ocasiona gastos y un activo es aquel que nos genera ingresos. De esta forma un mismo bien dependiendo de la finalidad a la que lo destinemos podrá pertenecer a uno u otro grupo. Por ejemplo:

  • Si compramos un piso el cual destinaremos a ser nuestra vivienda habitual, como no nos produce ningún ingreso, si no lo contrario, es un pasivo.
  • Si compramos ese mismo piso para alquilarlo, como sí que nos produciría un ingreso, es un activo.

Es común afirmar que compramos nuestra vivienda habitual como inversión, pero mientras vivamos en ella y no la vendamos con beneficio, será probablemente el mayor pasivo que tendremos en nuestra vida, porque solo produce gastos y no pocos (hipoteca, comunidad, impuestos, derramas, etc…). Lo que sí supondría es un aumento de nuestro patrimonio.

El patrimonio es la suma de nuestras inversiones, liquidez y propiedades, sean estas últimas activos o pasivos.

Lógicamente debemos tratar de tener el mayor número de activos y el menor de pasivos posibles. El conjunto de activos se denomina portfolio o cartera. Y pueden y deben estar compuestos por distintos tipos de activos (acciones, fondos, inmobiliarios, etc…). A esta variedad de activos se le denomina diversificación y es imprescindible para obtener nuestra independencia financiera.

TIPOS DE DIVERSIFICACIÓN

La diversificación es vital para poder reducir el riesgo de nuestras inversiones a cantidades ínfimas. Existen distintos tipos de diversificación según su naturaleza, veámoslas a continuación:

  • Diversificación de activos: Existen infinidad de opciones, cada una de ellas adecuada en un momento en concreto de nuestro camino en la independencia financiera, poco a poco analizaremos varios de estos tipos y en qué momento usarlos. Acciones, inmobiliario, bonos, fondos y un larguísimo etc..
  • Diversificación geográfica: Gracias a la tecnología podremos diversificar tanto como necesitemos a nivel mundial. Norteamérica, Europa, Asia, etc…
  • Diversificación sectorial: En este punto nos pararemos un poco más. Cada acción pertenece a una empresa y cada empresa a un sector (aeronáutico, financiero, autopistas, alimentación, etc…). Y a su vez cada sector se clasifica en distintos tipos según la estabilidad y regularidad de sus ingresos:
    • Cíclicos: Sus ingresos pueden oscilar de forma considerable dependiendo de si nos encontramos en una de sus partes altas o bajas del ciclo, momentos de bonanza económica o crisis. Dentro de este grupo se encontrarán empresas de materiales de construcción, automovilísticas, bancos, constructoras, aseguradoras, etc…
    • Defensivos: Su recurrencia en los ingresos es muy sólida y se mantiene estable tanto en la parte alta del ciclo como en épocas de crisis. Dentro de este grupo tenemos: salud, eléctricas, alimentarias, tabaqueras, etc…
    • Mixtas: Su estabilidad a nivel de ingresos se mantiene en niveles intermedios a los 2 grupos anteriores. Aquí encontraremos: telecomunicaciones, maquinaria, logísticas, autopistas, etc…
  • Diversificación temporal: Esta la aplicaremos nosotros directamente. Nunca es buena idea desde el punto de vista de la prudencia comprar todos nuestros activos en un mismo momento. En el siguiente post trataremos este tema a fondo.

EL TRIÁNGULO DE LAS INVERSIONES

TRIANGULO DE LAS INVERSIONES
TRIANGULO DE LAS INVERSIONES

El triángulo de las inversiones representa los 3 factores que siempre debemos tener en cuenta al analizar una inversión: rentabilidad, riesgo y liquidez. Los cuales deben mantener un equilibrio entre ellos y cumplir unos mínimos.

Normalmente a mayor rentabilidad mayor será el riesgo que debamos asumir al afrontar una inversión. La liquidez nos muestra la facilidad con la que podemos deshacer nuestra inversión y hacerla dinero. De nada nos serviría invertir en un activo muy rentable si fuera totalmente ilíquido.

LA FUERZA MÁS PODEROSA DEL UNIVERSO, EL INTERÉS COMPUESTO

EINSTEIN INTERES COMPUESTO
EINSTEIN SOBRE EL INTERES COMPUESTO

Aunque no es algo del todo confirmado se dice que Einstein afirmó que el interés compuesto era la fuerza más poderosa del universo y lo cierto es que utilizando su potencial los resultados son espectaculares.

Uno de los pensamientos más extendidos a la hora de invertir es el pensar que para hacerlo hay que disponer de cantidades ingentes de dinero. Y no se puede estar más equivocado, es más bien al revés, quien tiene un gran patrimonio perdurable en el tiempo es porque sabe usar el interés compuesto.

El interés compuesto se consigue mediante la reinversión de nuestros beneficios cada año de forma constante. Pongamos un ejemplo con cifras simples para que se entienda de forma sencilla:

  • Primer año de inversión: Si invertimos 100€ al 10% obtenemos 10€ de rendimiento.
  • Segundo año de inversión: Si el segundo año tomamos nuestros 100€ iniciales más los 10€ obtenidos, estaremos invirtiendo 110€ que al 10% nos producirán 11€, un 10% más que el año anterior.
  • Tercer año de inversión: Si el tercer año tomamos nuestros 100€+10€+11€=121€ y los invertimos al 10% nuestro rendimiento será de 12,1€, un 21% más que nuestro primer año de inversión.

Y así sucesivamente, de esta forma aunque para el ejemplo usemos cifras pequeñas no es difícil comprender que se lograría un crecimiento exponencial de nuestra inversión. Este es el más importante y potente concepto que debemos comprender.

Para intentar apreciar la gran diferencia en cuanto a creación de patrimonio que existe entre ahorrar e invertir usando el interés compuesto pondremos el siguiente ejemplo en el cual obviaremos la inflación:

Supongamos que Juan ahorra 500€ mensuales durante un plazo de 20 años, en total ahorraría: 500€ x 240 meses= 120.000€.

Pero si Juan invierte esos 500€ al mes durante 20 años, estimando una ganancia de un 5% anual, que es una estimación bastante prudente, usando el interés compuesto, la cifra que conseguiría es de 199.722,37€.

Un 66,43% más a favor del interés compuesto. Si incluyésemos la inflación en este cálculo la diferencia sería aún mayor.

En esta entrada hemos tocado muchos conceptos clave en los cuales profundizaremos más adelante.

Déjame tus consultas y sugerencias en los comentarios o en la sección de contacto. Estaré encantado de leer vuestras aportaciones.

CÓMO OPTIMIZAR MI AHORRO

TOMA CONSCIENCIA SOBRE TUS GASTOS

Lo primero que debemos hacer, como siempre, es analizar nuestro punto de partida. Y desde ahí optimizar tu ahorro. Tenemos que tomar conocimiento de todos y cada uno de nuestros gastos. Tanto los puntuales o extraordinarios como los habituales. Para ello tenemos que enumerarlos uno a uno sea en papel o en un excel. Los gastos anuales dividirlos en mensualidades. Por poner un ejemplo, si pagamos 360€ de seguro de hogar, sumaríamos a nuestro gasto mensual 30€ correspondientes a dicho seguro.

Una vez los tengamos todos anotados solo habrá que restar esos gastos a nuestro total de ingresos y el resultado nos mostrará nuestro nivel de ahorro actual.

TASA NEGATIVA DE AHORRO

Si el resultado es negativo, tenemos un problema. Estamos cometiendo el más grave de los errores en este asunto que nos ocupa, vivimos por encima de nuestras posibilidades. Y eso hay que solucionarlo de raíz.

Toca recortar gastos, empezando como siempre haremos en estos casos por los que nos cuesten un tipo de interés mayor. Es vital comprender que una persona financieramente independiente siempre tiene que financiarse a un tipo de interés inferior al que invierte. Ya profundizaremos en esto en un próximo post.

Si tenemos gastos asociados a pagos aplazados con tarjetas de crédito con intereses abusivos o debemos una letra de un coche o casa por un incumplimiento de pago, esos serán los primeros gastos a eliminar, de no hacerlo generará unos gastos inmensos.

Solo hay que dejar de usar inmediatamente esa tarjeta, al menos en su modalidad aplazada y fijar los pagos en “pago fin de mes”. E ir liquidando las cantidades pendientes con la mayor celeridad posible.

En el orden de eliminación le seguirán los gastos innecesarios, sean grandes o pequeños.

¿CUÁLES SON MIS GASTOS INNECESARIOS?

Habitualmente se promueve el comienzo del ahorro dejando de fumar, ahorrando en el recibo de la luz, etc…

Es seguro que cuanto más podamos aportar a nuestro ahorro, mejor, pero no podemos asociar determinados actos al ahorro o serán difíciles de sostener en el tiempo. Me explico, si dejas de fumar, hazlo por tu salud y si con ello ahorras, genial. Si apagas la luz, pones la colada a determinadas horas y demás medidas que te permitan ahorrar en el recibo de la luz, hazlo por el medioambiente o porque quieres, pero no por ahorrar.

El ahorro debe provenir de las cosas que no necesites, que no te hagan feliz.

REVISA TUS RECIBOS

A nadie le hace feliz pagar más por lo mismo, si necesitas un servicio determinado, a igual calidad del propio servicio tenemos que ajustar al máximo el precio que pagamos por él. Para lo cual deberemos sondear las mejores ofertas existentes para dicho servicio. Aunque os parezca increíble en la mayoría de los casos con hacer esto bien una vez puede bastar y no tener que revisarlo en unos años. No hay que obsesionarse con esto y estar mirándolo cada dos por tres, ni bajar la calidad del servicio que necesitamos.

Hay que pensar que si entre todos nuestros recibos somos capaces de ahorrar 100€ mensuales, que es más fácil de lo que se puede pensar, conseguiremos ahorrar 1.200€ más solo en esta partida. Si nosotros no nos preocupamos de nuestros gastos, nadie lo hará.

RENEGOCIA TUS DEUDAS

Después de un primer repaso a nuestras deudas más nocivas (aplazamientos de tarjetas e impagos pendientes). Vamos a por las siguientes: préstamos personales, hipotecas, etc…

Siempre hay que estar atento a determinadas ventanas de oportunidad en las que nuestra entidad financiera esté especialmente predispuesta a renegociar las condiciones de nuestras deudas con ellos. En etapas de crisis o de especial preocupación de estas entidades por el aumento de su tasa de mora, suelen ser buenos momentos en los que abordar estos temas.

Normalmente esta opción de intentar renegociar tus deudas se desecha por una persona inexperta porque le puede parecer que el tratar de hacerlo puede trasladar una imagen de insolvencia, pero nada más lejos de la realidad. Tu entidad comprenderá que trata con alguien preocupado por sus finanzas y poco dado a contratar lo primero que le pongan por delante.

Una posible rebaja en el tipo de interés aplicado, una carencia temporal en el pago o un aumento del plazo bien negociados pueden llegar a suponer un ahorro mensual importante. Ahorro que podremos emplear en nuestras inversiones. Siempre tratando todo esto dentro de unos parámetros que trataremos en posteriores entradas.

EL AHORRO ES EL PRINCIPIO DE TODO

Obviamente sin ingresos no puede existir ahorro, pero el ahorro es el comienzo en el camino de la independencia financiera y en la creación de patrimonio. Debemos ser capaces de ahorrar lo máximo posible sin dejar de disfrutar nuestro día a día. Tenemos que disfrutar con todos y cada uno de los pasos de nuestro camino.

Déjame tus consultas y sugerencias en los comentarios o en la sección de contacto. Estaré encantado de leer vuestras aportaciones.

QUÉ ES LA INDEPENDENCIA FINANCIERA

EL ENTORNO

Vivimos en una sociedad en la que está mal visto hablar de dinero, hablar de que quieres progresar o de independencia financiera. Todo el mundo te dice que hay cosas más importantes, que hay que disfrutar, que la vida son tres días…

Lo cierto es que el no saber enfocar el tema del dinero, el no saber cómo funciona y como puede llegar a funcionar tu vida financiera causa una cantidad de sufrimiento y frustración infinitos.

Claro que hay cosas más importantes, la salud y el amor por ejemplo. Pero es que en esto también influye mucho el cómo te relaciones con tu mundo financiero. Sin la presión de ser un esclavo financiero se puede cultivar mucho más la salud física y sentimental tuya y de los tuyos.

Sea por uno mismo o por los que nos rodean, cada vez es menos opcional el no tomar acción, adquirir conocimientos y usarlos.

ALCANZA LA INDEPENDENCIA FINANCIERA

La independencia financiera se suele describir como un estado en el cual tus ingresos pasivos cubren tus gastos habituales y comienza a disfrutarse cuando esto sucede.  Siguiendo la versión más tradicional este estatus se alcanza tras numerosos años de sacrificio y tesón. Y terminamos por hacer hincapié en que cuanto antes se comience a ahorrar e invertir antes se empezará, con el paso del tiempo,  a hacer notar el enorme poder del interés compuesto.

Y todo lo anterior es cierto, pero no es mi forma de entenderlo, o no del todo. Para mí la independencia financiera es un camino que se comienza a disfrutar desde el primer momento en el cual tomas consciencia sobre cómo funciona todo el entramado financiero y sus recovecos. Digamos que antes veías la parte vistosa del telar y ahora ves cómo van entrelazados los hilos que lo componen.

Verás, si le hablas de independencia financiera en los términos “tradicionales” a un chico/a de 25 años lo verá como un montón de años de restricciones para poder disfrutar del producto de su esfuerzo. Y si lo haces con una persona de 65 años pensará que está muy bien el tema pero que por desgracia para él es tarde. Y nada más equivocado. Nadie sabe cuánto tiempo va a estar aquí, por lo que es vital empezar hoy mismo a tratar de ser libres.

DISFRUTA DE TU LIBERTAD DESDE EL PRIMER DÍA

La independencia financiera es maravillosa desde el momento en el que decides cual será el primero de tus pasos a dar para iniciar ese camino. Es fantástica desde el minuto uno, tengas 25 o 65 años. No hay que contemplarla como un fin, es una forma de entender la vida y disfrutarla.

La mayoría de las veces que he escuchado hablar sobre independencia financiera se plantea como una oportunidad para dejar ese trabajo que te oprime, esa ocasión de dejarlo todo y recorrer mundo, esa circunstancia que permitirá que no vivas con el miedo a que te echen del trabajo, del piso, etc…. Pero siempre planteándolo como algo que solo pasará si llegas a cubrir todos tus gastos a través de tus inversiones con el paso de los años.

Si quieres todo eso o cualquier otra cosa, razonable, podrá estar a tu alcance gracias a la independencia financiera, pero quizá no como crees o como nos han venido contando. Tal vez tienes un trabajo que no te gusta y ya intentaste de todo en él para cambiar eso, quizá la solución sea buscar otro mejor. Si quieres viajar, viaja. Si tienes miedo a cualquiera de las cosas anteriores, dejarás de tenerlo cuando comiences a comprender que puedes controlar más cosas en tu vida financiera de las que piensas.

Entendedme bien, hay mil formas de alcanzar la independencia financiera y entiendo perfectamente el planteamiento “tradicional”, de hecho lo comparto hasta cierto punto, pero no participo de la idea del todo o nada que se plantea en él.

Hoy mismo puedes empezar a cambiar cosas de tu vida financiera y cada día notarás sí o sí que el paso que diste ayer quedó atrás y que estás avanzando en la buena dirección.

LOS PILARES DE LA INDEPENDENCIA FINANCIERA

La verdadera independencia financiera se sustenta en 3 pilares:

Trataremos a fondo cada uno de estos puntos en posteriores entradas. No se trata solo de pensar que cuanto más mejor en cada uno de los puntos anteriores. Obviamente es así, pero existen muchas formas de conseguir hacer un buen trabajo en cada punto.

Me llamo Juanma y mi intención es compartir post tras post herramientas y conocimientos para ayudaros a conocer, iniciar o avanzar este camino que os presento. Mi propuesta en este blog es que disfrutemos juntos de ese camino.

Déjame tus consultas y sugerencias en los comentarios o en la sección de contacto. Estaré encantado de leer vuestras aportaciones.