CONCEPTOS BÁSICOS ANTES DE EMPEZAR A INVERTIR

CONCEPTOS BASICOS ANTES DE INVERTIR

INVERSION vs AHORRO. ¿PORQUÉ INVERTIR?

El ahorro es un paso previo a la inversión, solo con ahorrar no basta, vamos a tratar los dos principales motivos por los que deberíamos comenzar a invertir:

  • Falsa seguridad: Antes de empezar a invertir se le suele tener un poco de miedo. Casi todo el mundo piensa que teniendo el dinero en una cuenta corriente del banco su dinero está a salvo. Y es así hasta cierto punto, no quiero alarmar a nadie. En España el FGD, Fondo de Garantía de Depósitos, garantiza hasta 100.000€ depositados en una entidad a un mismo NIF o CIF. Pero no por encima de esa cantidad. Algo que muchos desconocen es que el dinero depositado en la cuenta de un banco se integra en el balance del propio banco. Dicho de otra forma si un banco quebrase y tuviéramos un saldo de 200.000€ como único titular de la cuenta, automáticamente perderíamos los 100.000€ que exceden la cantidad cubierta por el FGD. Si nuestro dinero está invertido en cualquier activo, sean acciones, fondos, etc… no están en el balance del banco, tienes un título de propiedad sobre ellos (como las escrituras de un piso). Por lo que si un banco depositario quiebra se pasa la custodia de esos bienes a otro y poco más. Invertir sabiendo lo que se hace siempre será más seguro que dejar el dinero en la cuenta.
  • Inflación: Si nos limitamos a ahorrar sufriremos los efectos de la inflación, que no es otra cosa que la subida de los precios en bienes y servicios, esto hace que nuestro poder adquisitivo disminuya cada año que pasa. Si dejamos nuestro dinero quieto, cada año de media nuestro dinero valdrá un 2% menos. Si invertimos por ejemplo al 5% estamos venciendo a la inflación y ganando un 3% por encima de ella. Lo único seguro es que si no invertimos perderemos dinero cada año.

QUÉ ES UN ACTIVO Y UN PASIVO

Desde el punto de vista de la inversión, un pasivo es todo bien que nos ocasiona gastos y un activo es aquel que nos genera ingresos. De esta forma un mismo bien dependiendo de la finalidad a la que lo destinemos podrá pertenecer a uno u otro grupo. Por ejemplo:

  • Si compramos un piso el cual destinaremos a ser nuestra vivienda habitual, como no nos produce ningún ingreso, si no lo contrario, es un pasivo.
  • Si compramos ese mismo piso para alquilarlo, como sí que nos produciría un ingreso, es un activo.

Es común afirmar que compramos nuestra vivienda habitual como inversión, pero mientras vivamos en ella y no la vendamos con beneficio, será probablemente el mayor pasivo que tendremos en nuestra vida, porque solo produce gastos y no pocos (hipoteca, comunidad, impuestos, derramas, etc…). Lo que sí supondría es un aumento de nuestro patrimonio.

El patrimonio es la suma de nuestras inversiones, liquidez y propiedades, sean estas últimas activos o pasivos.

Lógicamente debemos tratar de tener el mayor número de activos y el menor de pasivos posibles. El conjunto de activos se denomina portfolio o cartera. Y pueden y deben estar compuestos por distintos tipos de activos (acciones, fondos, inmobiliarios, etc…). A esta variedad de activos se le denomina diversificación y es imprescindible para obtener nuestra independencia financiera.

TIPOS DE DIVERSIFICACIÓN

La diversificación es vital para poder reducir el riesgo de nuestras inversiones a cantidades ínfimas. Existen distintos tipos de diversificación según su naturaleza, veámoslas a continuación:

  • Diversificación de activos: Existen infinidad de opciones, cada una de ellas adecuada en un momento en concreto de nuestro camino en la independencia financiera, poco a poco analizaremos varios de estos tipos y en qué momento usarlos. Acciones, inmobiliario, bonos, fondos y un larguísimo etc..
  • Diversificación geográfica: Gracias a la tecnología podremos diversificar tanto como necesitemos a nivel mundial. Norteamérica, Europa, Asia, etc…
  • Diversificación sectorial: En este punto nos pararemos un poco más. Cada acción pertenece a una empresa y cada empresa a un sector (aeronáutico, financiero, autopistas, alimentación, etc…). Y a su vez cada sector se clasifica en distintos tipos según la estabilidad y regularidad de sus ingresos:
    • Cíclicos: Sus ingresos pueden oscilar de forma considerable dependiendo de si nos encontramos en una de sus partes altas o bajas del ciclo, momentos de bonanza económica o crisis. Dentro de este grupo se encontrarán empresas de materiales de construcción, automovilísticas, bancos, constructoras, aseguradoras, etc…
    • Defensivos: Su recurrencia en los ingresos es muy sólida y se mantiene estable tanto en la parte alta del ciclo como en épocas de crisis. Dentro de este grupo tenemos: salud, eléctricas, alimentarias, tabaqueras, etc…
    • Mixtas: Su estabilidad a nivel de ingresos se mantiene en niveles intermedios a los 2 grupos anteriores. Aquí encontraremos: telecomunicaciones, maquinaria, logísticas, autopistas, etc…
  • Diversificación temporal: Esta la aplicaremos nosotros directamente. Nunca es buena idea desde el punto de vista de la prudencia comprar todos nuestros activos en un mismo momento. En el siguiente post trataremos este tema a fondo.

EL TRIÁNGULO DE LAS INVERSIONES

TRIANGULO DE LAS INVERSIONES
TRIANGULO DE LAS INVERSIONES

El triángulo de las inversiones representa los 3 factores que siempre debemos tener en cuenta al analizar una inversión: rentabilidad, riesgo y liquidez. Los cuales deben mantener un equilibrio entre ellos y cumplir unos mínimos.

Normalmente a mayor rentabilidad mayor será el riesgo que debamos asumir al afrontar una inversión. La liquidez nos muestra la facilidad con la que podemos deshacer nuestra inversión y hacerla dinero. De nada nos serviría invertir en un activo muy rentable si fuera totalmente ilíquido.

LA FUERZA MÁS PODEROSA DEL UNIVERSO, EL INTERÉS COMPUESTO

EINSTEIN INTERES COMPUESTO
EINSTEIN SOBRE EL INTERES COMPUESTO

Aunque no es algo del todo confirmado se dice que Einstein afirmó que el interés compuesto era la fuerza más poderosa del universo y lo cierto es que utilizando su potencial los resultados son espectaculares.

Uno de los pensamientos más extendidos a la hora de invertir es el pensar que para hacerlo hay que disponer de cantidades ingentes de dinero. Y no se puede estar más equivocado, es más bien al revés, quien tiene un gran patrimonio perdurable en el tiempo es porque sabe usar el interés compuesto.

El interés compuesto se consigue mediante la reinversión de nuestros beneficios cada año de forma constante. Pongamos un ejemplo con cifras simples para que se entienda de forma sencilla:

  • Primer año de inversión: Si invertimos 100€ al 10% obtenemos 10€ de rendimiento.
  • Segundo año de inversión: Si el segundo año tomamos nuestros 100€ iniciales más los 10€ obtenidos, estaremos invirtiendo 110€ que al 10% nos producirán 11€, un 10% más que el año anterior.
  • Tercer año de inversión: Si el tercer año tomamos nuestros 100€+10€+11€=121€ y los invertimos al 10% nuestro rendimiento será de 12,1€, un 21% más que nuestro primer año de inversión.

Y así sucesivamente, de esta forma aunque para el ejemplo usemos cifras pequeñas no es difícil comprender que se lograría un crecimiento exponencial de nuestra inversión. Este es el más importante y potente concepto que debemos comprender.

Para intentar apreciar la gran diferencia en cuanto a creación de patrimonio que existe entre ahorrar e invertir usando el interés compuesto pondremos el siguiente ejemplo en el cual obviaremos la inflación:

Supongamos que Juan ahorra 500€ mensuales durante un plazo de 20 años, en total ahorraría: 500€ x 240 meses= 120.000€.

Pero si Juan invierte esos 500€ al mes durante 20 años, estimando una ganancia de un 5% anual, que es una estimación bastante prudente, usando el interés compuesto, la cifra que conseguiría es de 199.722,37€.

Un 66,43% más a favor del interés compuesto. Si incluyésemos la inflación en este cálculo la diferencia sería aún mayor.

En esta entrada hemos tocado muchos conceptos clave en los cuales profundizaremos más adelante.

Déjame tus consultas y sugerencias en los comentarios o en la sección de contacto. Estaré encantado de leer vuestras aportaciones.

6 opiniones en “CONCEPTOS BÁSICOS ANTES DE EMPEZAR A INVERTIR”

  1. Muy interesante, y poco conocido, el concepto de interés compuesto. Cuando se le ponen números, las cifras que salen son sorprendentes.
    Muchas gracias.

    1. Es increíble lo que se puede llegar a conseguir con un poco de constancia y aprendiendo poco a poco a aplicar ciertos conocimientos .

      Muchas gracias por comentar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.